Desciende el número de peregrinos a Roma tras los atentados de París y Bruselas

La embajada española ante la Santa Sede ha indicado a Religión Confidencial que desde los atentados de París “se ha producido un importante descenso de peregrinos en las habituales audiencias generales de los miércoles con el Papa y el Ángelus del domingo que se celebran en la Plaza de San Pedro”.
A pesar de todo ello, argentinos y españoles siguen siendo los peregrinos que más se han desplazado a Roma para vivir la Semana Santa y también para obtener el Jubileo de la Misericordia en la capital italiana.

 

La psicosis terrorista surgida a consecuencia de los atentados de Bruselas, parece haberse instalado a Roma. La capital italiana cuenta con un importante despliegue policial y militar, con el objetivo de evitar posibles actos terroristas.

La Via della Conciliazione así como las calles aledañas al Vaticano, han registrado en los últimas días un importante descenso de turistas y peregrinos. Prueba de ello es la baja afluencia de personas cerca del Coliseo durante la celebración del Vía Crucis o la escasa presencia de fieles en la Basílica de San Pedro.

Algo poco habitual si se tiene en cuenta las aglomeraciones que se ha producido años anteriores.

Sin embargo, uno de los responsables del Centro de Recepción de Peregrinos señala a RC que “no hay cifras sobre las personas que llegan cada día a San Pedro, pero la afluencia es constante. Quizás el número de peregrinos haya descendido respecto al Jubileo del año 2000, pero el motivo no lo sé. El atentado de Bruselas fue hace menos de una semana, no creo que una familia que tenga planificado viajar a Roma en Pascua cambie sus planes por un suceso así”.

No obstante, algunos católicos no tienen miedo, peregrinan a Roma y aseguran que pueden ser víctimas de un atentado en cualquier lugar del mundo. Los atentados de Bruselas no han sucedido en un lugar religioso. Creemos que estamos igual de seguros aquí que en España”,  indicen algunos peregrinos a los que se ha preguntado a pie de calle.

Deja un comentario