Doñana se ratifica como Patrimonio de la Humanidad en el informe de la UNESCO 2015-2016

En España aparecen registrados 44 de estos espacios -es el tercer país con más bienes declarados-, la gran mayoría de los cuales son culturales o mixtos), aunque también aporta tres espacios naturales: Parque Nacional de Garajonay, el Parque Nacional del Teide y, como no, el Parque Nacional de Doñana.

Doñana mantiene su distinción un año más, a pesar de las denuncias sobre las prospecciones de gas llevadas a cabo en el espacio, ratificando la Unesco de esta manera el valoración del enclave como un lugar excepcional que merece ser cuidado y conservado.

Recordemos que la Organización fijó sus ojos en este increíble pulmón del suroeste de la Península en 1980, cuando lo clasificó como Reserva de la Biosfera, valorando la variedad de ecosistemas que el Parque alberga y el alto número de especies que representa.

De las 77.260 hectáreas reconocidas entonces, en julio de 2012, la Unesco aprobó la ampliación de la Reserva de la Biosfera de Doñana, que pasó a contar con más de 255.000 hectáreas.

El Parque Natural fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994, 25 años después de su creación como tal. No en vano, Doñana es un punto de encuentro de fuertes y variadas dinámicas naturales que han favorecido la formación de una multiplicidad de hábitats y ecosistemas gracias a la acción combinada de agentes continentales y marinos.

Y es que los humedales de Doñana -en 1982 el Parque fue incluido en la lista de humedales del Convenio de Ramsar– son esenciales en las rutas migratorias de cientos de miles de aves: un lugar de paso, cría e invernada para 300 especies europeas y africanas, además de un refugio natural para la conservación de especies en peligro de extinción,como el lince ibérico, el águila imperial, la cerceta pardilla o la malvasía cabeciblanca, o de otras de rapaces y vegetales endémicas y amenazadas, como el enebro costero.

Deja un comentario