El Papa destaca que los milagros son signos que refuerzan nuestra fe y llevan a la santidad

El Papa ha destacado que este milagro no solo atañe a los matrimonios, porque “toda persona humana está llamada a encontrar al Señor como esposo de su vida”.

“La fe cristiana es un don que recibimos con el Bautismo y que nos permite encontrar a Dios”, indicó Francisco.

En  definitiva, “el relato de las Bodas de Caná nos invita a redescubrir que Jesús no se presenta ante nosotros como un juez dispuesto a condenar nuestras culpas, ni como un comandante que nos impone seguir ciegamente sus órdenes”, al contrario: “se manifiesta como Esposo de la humanidad: como Aquél que responde a las esperas y a las promesas de alegría que habitan en el corazón  de cada uno de nosotros”.

El Papa invitó a preguntarse si cada uno conoce al Señor “como Esposo de mi vida” y si “¿le estoy respondiendo con ese amor esponsal que me manifiesta cada día a mí y a todo ser humano?”.

“Se trata –añadió– de darse cuenta de que Jesús nos busca y nos invita a hacerle espacio en lo íntimo de nuestro corazón”.

Para recorrer este camino, Francisco señaló que “hemos recibido el don de la Sangre de Cristo”. Como en las Bodas de Caná, en las que transformó el agua en vino como “signo del paso de la antigua alianza a la nueva”.

Además, subrayó que los sacramentos “infunden en nosotros la fuerza sobrenatural y nos permiten saborear la misericordia infinita de Dios”.

Deja un comentario