El Papa Francisco traza los rasgos de la Iglesia que él quiere y desea

FranciscoEncuentroFlorenciaEn el interior de la Catedral de Santa María de la Flor de Florencia, el Papa ofreció un extenso discurso a los participantes del V Congreso Nacional de la Iglesia Italiana organizado por la Conferencia Episcopal del país. Este es precisamente el motivo del viaje de once horas emprendido por el Pontífice a esta ciudad italiana.

Después de escuchar los testimonios de una catecúmena, de un matrimonio y de un inmigrante albanés que hoy es sacerdote, Francisco aprovechó para dar algunos consejos no sólo a las diócesis italianas, sino también a la Iglesia universal, y reflexionar sobre el humanismo cristiano.

Inició comentando la escena del Juicio Universal dibujado en la cúpula y señaló que “podemos hablar del humanismo solo a partir de la centralidad de Jesús, descubriendo en Él los rasgos del rostro auténtico del hombre”.

El Pontífice aseguró que “el humanismo cristiano al que estáis llamados a vivir afirma radicalmente la dignidad de toda persona como Hijo de Dios” y “establece entre cada ser humano una fundamental fraternidad, enseña a comprender el trabajo, vivir en la creación como una casa común, proporciona razones para la alegría y el humor, también en medio de una vida dura”.

“Es la contemplación del rostro de Jesús muerto y resucitado que recompone nuestra humanidad, también la fragmentada por las fatigas de la vida, o marcada por el pecado”.

“No debemos domesticar la potencia del rostro de Jesús. El rostro es la imagen de su trascendencia. Es el ‘rostro de la misericordia’. Dejémonos mirar por Él. Jesús es nuestro humanismo”, pidió.

Deja un comentario