El Santo Padre recuerda que la vida es un don que ha de ser protegido y defendido

La Sala Regia del Palacio Apostólico acogió una audiencia del Papa Francisco a los participantes del Congreso Nacional Italiano de Centros de Ayuda a la Vida que se celebra estos días en Roma.

“Si de una parte no parece práctico un camino educativo para la acogida de los seres débiles que nos rodean, cuando no se da protección a un embrión humano, de otra parte la vida humana misma es un don que debe ser protegido de diversas formas de degradación”, dijo Francisco citando su encíclica Laudato Si’.

El Pontífice les animó “a proseguir vuestra importante labor en favor de la vida desde la concepción hasta su muerte natural, teniendo en cuenta las condiciones de sufrimiento que tantos hermanos y hermanas deben afrontar”.

“En las dinámicas existenciales todo está en relación, y se debe fomentar la sensibilidad personal y social hacia la acogida de una nueva vida y hacia aquellas situaciones de pobreza y de explotación que golpean a las personas más débiles y desfavorecidas”, dijo Francisco.

El Papa señaló que las familias, los ancianos y los jóvenes tienen numerosos sufrimientos y “heridos en el cuerpo y en el espíritu, son iconos de ese hombre bueno del Evangelio que, recorriendo el camino desde Jerusalén a Jericó, cayó en manos de los ladrones que le robaron y le golpearon”.

Deja un comentario