Francisco se emociona ante miles de niños al narrar la historia de un chaleco salvavidas

Hace unos días, el Papa Francisco recibió uno de los regalos más tristes de su Pontificado y ha tenido la oportunidad de contar su historia ante decenas de niños que lo visitaron en el Vaticano.

Es una de las ocasiones en las que el Papa Francisco se muestra tal cual es y en las que expresa sus alegrías y preocupaciones. Un año más, el “Tren de los niños” llegó hasta la estación del Vaticano para expresar al Pontífice sus problemas y le preguntaron sobre algunos dramas de nuestros días, como el de la inmigración o los refugiados.

Son niños de la Asociación Juan XXIII y de la Orquesta infantil “Quattrocanti” de la ciudad italiana de Palermo en la que cantan niños de diferentes países y etnias, así como de una escuela de Vibo Marina que ha llevado a Francisco el dinero obtenido de una colecta para niños refugiados en la isla griega de Lesbos.

Uno de los niños se acercó a Francisco para entregarle un dibujo hecho por él mismo en el que están representados el sol, el mar y las olas que se mueven. Olas que, “pueden hacer morir a la gente”, le explicó.

En ese momento, Francisco mostró a los niños un chaleco salvavidas que en la pasada Audiencia General del miércoles le regaló un grupo de socorristas voluntarios que salvan a los inmigrantes de morir en las aguas en Lesbos.

“Me han traído este chaleco salvavidas y llorando un poco me han dicho: ‘Padre, no lo conseguimos. Había una niña, en las olas, pero no pudimos salvarla. Solamente quedó el chaleco’. Este chaleco es de esa niña. No quiero entristeceros, pero vosotros sois valientes y conocéis la verdad. Están en peligro: muchos chicos, niños, niñas, hombres, mujeres, están en peligro”.

“Pensemos en esta niña… ¿cómo se llamaba? No lo sé: una niña sin nombre. Cada uno de vosotros le puede dar el nombre que quiera, en su corazón. Ella está en el cielo, ella nos observa”, dijo Francisco emocionado.

Deja un comentario