Francisco se muestra decidido a seguir con las reformas de la Iglesia ya iniciadas

Desde la ventana del estudio pontificio en la Plaza de San Pedro, el Pontífice quiso lanzar un mensaje tranquilizador a los fieles sobre los últimos acontecimientos.

“Sé que muchos de ustedes se han visto turbados por las noticias que han circulado los días pasados sobre documentos reservados de la Santa Sede que han sido sustraídos y publicados”.

“Por eso querría decirles primero de todo que robar estos documentos es un delito”, aseguró el Papa.

“Es un acto deplorable que no ayuda. Yo mismo había pedido hacer este estudio, y estos documentos ya los conocíamos bien mis colaboradores y yo y se tomaron algunas medidas que han comenzado a dar sus frutos, también algunos de ellos visibles”.

“Pero quiero decirles también que este triste hecho no me desvía ciertamente del trabajo de reforma que estamos llevando adelante con mis colaboradores y con la ayuda de todos ustedes”.

“Sí, con la ayuda de toda la Iglesia, porque la Iglesia se renueva con la oración y con la santidad cotidiana de cada bautizado. Por eso les agradezco y les pido continuar orando por el Papa y por la Iglesia, sin dejarnos turbar pero yendo adelante con confianza y esperanza”.

 

Deja un comentario