“Judíos y cristianos somos hermanos en la fe”, ha dicho el Papa en una visita histórica a la Sinagoga de Roma

El Papa también dirigió un recuerdo especial hacia los seis millones de judíos que murieron en el Holocausto y en particular a los que fueron llevados desde Roma a los campos de concentración.
El Pontífice destacó que esta era su primera visita a la Sinagoga como Obispo de Roma y deseaba extender a todas las comunidades judías “el saludo fraterno de paz de esta Iglesia y de toda la Iglesia católica”.
“Nuestras relaciones las tengo muy presentes en el corazón”, comenzó a decir para recordar a continuación cómo en Buenos Aires siendo Arzobispo de la ciudad se encontró en distintas ocasiones con los judíos.
“Con el paso de los años, se ha creado una unión espiritual, que ha favorecido el nacimiento de auténticas relaciones de amistad y también ha inspirado un compromiso común”.
“En el diálogo interreligioso es fundamental que nos encontremos como hermanos y hermanas ante nuestro Creador y a Él le demos alabanza, que nos respetemos y apreciemos a la vez y busquemos colaborar juntos”, dijo en el discurso.
El Santo Padre subrayó que “en el diálogo judío-cristiano existe una unión única y peculiar, en virtud de las raíces judías del cristianismo: judíos y cristianos deben sentirse entonces hermanos, unidos por el mismo Dios y por un rico patrimonio espiritual común sobre el que basarse y construir el futuro”.
“Juntos, como judíos y católicos estamos llamados a asumir nuestra responsabilidad para esta ciudad, aportando nuestra contribución, ante todo espiritual, y favoreciendo la resolución de diversos problemas actuales”, dijo en el Templo Mayor de la Sinagoga.

Deja un comentario