Papa Francisco vuelve a sorprender a las monjas de un convento de Lucena con otra llamada telefónica

Sor Adriana de Jesús Crucificado es de nacionalidad argentina, así como otras dos religiosas del convento. Las tres se trasladaron al monasterio del sur de España y conocían al por entonces Cardenal Bergoglio de su etapa en Buenos Aires.

Durante la conversación con las religiosas, el Papa Francisco destacó que “el demonio entra por el bolsillo” haciendo referencia a la dependencia y el ansia de dinero que tiene el mundo actual.

La primera llamada que las religiosas recibieron del Papa fue hace dos años, en diciembre de 2013 cuando las llamó para felicitarles la Navidad. Tanto en esa ocasión como en esta, el Papa Francisco dejó un mensaje en el buzón de voz ya que las religiosas no contestaron al teléfono.

Como señala el Diario de Córdoba, en uno de estos mensajes telefónicos anteriores el Papa pidió a las monjas que rezasen por la unidad de los cristianos también por las familias y que vivan la austeridad y la pobreza.

En otro orden de cosas, el Vaticano ha dejado claro que una monja puede abandonar libremente su convento de clausura si así lo decide y, posteriormente, acudir a la dispensa de los compromisos adquiridos a través de un procedimiento que se pide a la Santa Sede, según ha explicado a Efe el profesor de Derecho Canónico de la Universidad de Navarra, José Antonio Fuentes, tras los hechos denunciados en un convento de Santiago de Compostela.

1013513_1

Deja un comentario